elefante pixelado

arte contemporáneo - biografías inéditas - ensayos

Cildo Meireles

Desde finales de la década del 60, el brasileño Cildo de Meireles (1948) se caracteriza por construir un mensaje social transformando objetos cotidianos en arte. En aquel entonces comenzó a trabajar con el dinero como soporte. Su obra Árbol de dinero consiste en un fajo de cien billetes de un cruzeiro (antigua moneda brasileña) sujeto con una banda elástica. Debajo, a modo de epígrafe, un cartel que apunta: “Título: 100 billetes de un cruzeiro. Precio: 2000 cruzeiros”.

Además de transformar, Meireles reubica elementos para construir contradicciones. Y, casi por consecuencia directa, hace pie en la ironía.

Esta primera etapa llevó como título Inserciones en circuitos ideológicos. Otra de sus experiencias consistió en imprimir sus propios billetes en papel moneda. Algunos con el valor de 0 (cero) cruzeiros y otros de 0 (cero) dólares. También cambió las imágenes, ubicó el retrato de un indígena y el dibujo del Tío Sam respectivamente. Otra intervención fue utilizar billetes de curso legal para su Proyecto cédula, donde selló una gran cantidad de cruzeiros con la inscripción Quem matou Herzog?, frase alusiva a la muerte de violenta del periodista Wladimir Herzog, causa que figuraba oficialmente como suicidio.

A los pocos meses, desarrolló su obra cumbre: Proyecto Coca-Cola. Serigrafió en las clásicas botellas de vidrio la frase Yanquees go home y las ubicó nuevamente en circulación para que el mensaje deambule entre los clientes. Fue su trabajo más poderoso, considerado entre lo más destacado del arte conceptual latinoamericano.

Otro blanco de sus críticas fueron las dictaduras militares, sus obras Tiradentes: totem monumento ao preso político e Introdução a uma nova crítica –una colección de sillas forradas con puntas de clavos- dejan entrever sus cuestionamientos políticos más feroces.

Más tarde trabajó sobre interiores, por ejemplo en sus instalaciones Desviación al rojo, donde interviene todo un ambiente y sus artefactos con el color rojo, y A través, donde llena un espacio de vidrios rotos y alambres de púa. Los espectadores pueden caminar libremente dentro de la obra.

Toda su producción es una forma de cuestionar, desde la transgresión en el circuito convencional del arte, el poder económico, la manipulación de la opinión pública, el mundo globalizado y el uso capitalista de los espacios cotidianos de la sociedad moderna. Lo particular es que actualiza movimientos como el ready-made de Marcel Duchamp. Él también toma objetos, pero los interviene y los devuelve a su uso. En esa reubicación desarrolla el concepto.

Galería Cildo Meireles – Obra actual

0 comentarios: