elefante pixelado

arte contemporáneo - biografías inéditas - ensayos

Keith Jarret: el concierto perfecto

Para hablar de Keith Jarret (1945) y de su importancia en el universo del jazz hace falta una biblioteca completa. Desde sus primeros conciertos a los ocho años hasta sus aventuras actuales, con el trío integrado por Gary Peacock y Jack DeJohnette, ha experimentado con decenas de estilos, ritmos e instrumentos; incluso, a fines de los 80, se enfrentó cara a cara con los compositores clásicos más complejos. Ofreció junto a Chick Corea una interpretación de Mozart a dos pianos que quedó registrada como uno de los grandes momentos de la música contemporánea. Compartió escenario con Miles Davis, Herbie Hancock y Charlie Haden entre muchos otros maestros. Su carrera es tan amplia que por momentos parece inabarcable.

Probablemente, el capítulo más destacado de su trayectoria lo escribió el 24 de enero de 1975, en Köln, Alemania. Después de dos días sin dormir y cientos de kilómetros en gira llegó al Cologne Opera House para ofrecer un concierto donde iba a improvisar el repertorio completo.

Cansado y de mal humor, Jarret se sentó a un costado del escenario a la espera de su piano para comenzar la prueba de sonido. El piano nunca llegó. El equipo a cargo de la organización le acercó otro totalmente distinto, con un sonido más metálico y menos resonancia. Entonces comenzaron las discusiones. Que sí, que no, palabras van, palabras vienen. Era ese piano o nada.

Se acercaba la hora del concierto. Jarret, resignado, pidió que le lleven su set de micrófonos, levantó la tapa del piano y comenzó a instalarlos en el intento de mejorar el sonido. Hizo lo que pudo. El resultado lo dejó un poco más tranquilo, pero ni cerca de lo que él tenía en mente.

Lo que sucedió después no tiene explicación. El público, su equipo de trabajo, los sonidistas, absolutamente todos en aquella sala se quedaron mudos. Apenas les quedó fuerza para aplaudir ante semejante maravilla. Keith Jarret ofreció esa noche un concierto fuera de lo común, tal vez el mejor de la historia del jazz.

The Köln Concert es una obra absoluta.
Arte puro.

DESCARGAR
Keith Jarret - The Köln Concert
pass: http://elefantepixelado.blogspot.com/

2 comentarios:

11 mayo, 2009 agn dijo...

No se qué podría decir sobre este disco, pero que es, por lejos, uno de esos que me llevan y me abren, uno de esos 5 discos que elijo, y que parece que dictaminó un definitivo punto alto en lo que experimento como goce estético.

Puedo recordar la secuencia g d c a en cualquier circunstancia y me corre un escalofrío espectacular, y es muy difícil (y triste) salir de ese tobogán de notas colgadas en el tiempo hace 36 años (es increíble también, en las pocas veces en que lo escucho ahora, hacerlo con los ojos cerrados o a oscuras y sentir la vibración del público).

Si no me equivoco, al inicio de la Parte I se escuchan risas del público porque Jarrett repite el sonido de unas campanadas que se oían (justo antes de que empiece a grabarse, como que eso le dió un puntapié). [http://online.wsj.com/article/SB122367103134923957.html]

Después, París (su versión de The Wind es increíble!!), Vienna, Spirits (tan íntimo, y la historia detrás de eso), el 2° volumen de Standards y el dulcísimo "The Melody at night...".

Luego de algo así - Köln- (que es como un camino de ida) siento tan difícil y lejano encontrar algo análogo, que haga sentir tanto...
Justo me acordé: http://www.fotolog.com/setramenta/56219829
Me gustó mucho la nota.
Recomiendo escuchar en FLAC y de un tirón.
Saludos.

10 junio, 2009 Chas dijo...

Totalmente de acuerdo. Keith Jarret es un genio capaz de estar dos horas improvisando desde cero (no desde temas compuestos previamente) y tener al público con el corazón en un puño.

Un sólo concierto como el de Köln (en español Colonia) o como el de Tokio, que está en DVD, tiene más música, más creatividad y sentimiento que un año entero de 40 principales.