elefante pixelado

arte contemporáneo - biografías inéditas - ensayos

Jeff Lieberman - Dan Paluska

Dos artistas, en el temprano y agitado siglo XXI, se preguntaron si una máquina puede ser creativa. Creatividad. Crear. Una máquina. Poleas, copas, bolitas, madera, varas, metal, sincronicidad. Dijimos siglo XXI: el mundo informático no podía quedar afuera.

La respuesta de Jeff Lieberman y Dan Paluska fue la Absolut Machine. Ellos dos, junto con un grupo de ingenieros, le dieron vida a esta obra de arte contemporánea que reúne, interactivamente, un concepto novedoso, buen gusto y una nueva metodología de crear música. Además (¡atención!) estéticamente es bellísima.

La Absolut Machine es un instrumento musical gigantesco, parecido a un xilófono; se enciende mediante órdenes sencillas que, en ocho segundos, los espectadores accionan a través de Internet. El espectador/usuario ingresa a http://absolutmachines.com/ (momentáneamente no está funcionando), sigue las instrucciones y utiliza el teclado de la computadora como si fueran teclas de un piano. Esas notas viajan digitalmente hasta Nueva York y sirven como base de una melodía. A los pocos segundos, puede ver en vivo como la Absolut Machine interpreta esas notas dentro de un complejo mecanismo y crea una canción completa de dos minutos y medio.

Mientras la canción se está ejecutando, una serie de cámaras graba lo que sucede y al finalizar envía el video a su casilla de correo electrónico para que lo guarde como recuerdo. La Absolut Machine nació con fines publicitarios, es cierto, pero como obra de arte, conceptualmente, está un paso más allá de sus fines comerciales.

El proyecto, dicen los artistas, es una exploración de las posibilidades creativas en el plano artificial y convencional. Es una forma de palpar cómo una máquina, con toda su ingeniería matemática, puede también convertirse en una criatura verdaderamente creativa.

Absolut Machine – En vivo

1 comentarios:

15 mayo, 2009 Esteban dijo...

AHHHHHHHHHHH. Increíble.
Me copé con este blog...
ja