elefante pixelado

arte contemporáneo - biografías inéditas - ensayos

Bach: rock en el siglo XVII

Johann Sebastian Bach (1685 - 1750) fue un compositor absoluto, no hay banda de rock que no haya metido mano en sus partituras en busca de un poco de inspiración. Paul McCartney bajista de The Beatles ha reconocido que siempre fue una de sus mayores fuentes de consulta, de eso no hay dudas, la canción Blackbird, incluida en el álbum blanco, es básicamente un robo. Es lógico en parte, las formas de composición de Bach se adelantaron dos siglos al jazz y al rock; Bach fue, ni más ni menos, el primer músico que abrió el juego a la improvisación. Antes de él, sólo se ejecutaba la música que estaba escrita.

Cuentan sus biógrafos que durante los tiempos de Weimar (principios del XVIII), Bach llegó a ser insuperable en el órgano, incluso inventó una nueva forma de colocar las manos sobre el teclado, la misma que se utiliza hoy, más cómoda y veloz. Su fama se extendió por toda Alemania, hasta llegar a oídos de Jean Louis Marchand, un talentoso (pero engreído) músico francés que estaba dispuesto a desafiar a don Johann Sebastian para demostrar su virtuosismo.

El rumor ingresó en el círculo más íntimo de Bach, pero él no quería seguirle el juego a este tipo de propuestas. Es fácil imaginar que, para la época, un desafío de ese tenor era una prepotencia. A regañadientes, empujado por funcionarios y admiradores que le decían que defienda la música alemana, aceptó.

El encuentro tendría lugar en casa del conde Flemming; como era de esperar, se llenó de gente: damas, caballeros, curiosos y bufones de medio tiempo. A Bach se lo veía tranquilo, confiaba ampliamente en sus capacidades. Al francés no se lo veía por ningún lado. Pasaron más de dos horas y nada, entonces enviaron a un criado a su casa para buscarlo. Al regresar, el sirviente fue muy claro: monsieur Marchand había ido a escondidas a escuchar un concierto de Bach la noche anterior y reconoció que no podía competir con él. Esa misma mañana, con las primeras luces, se escapó de la ciudad en su carro. Al parecer, lo más convenientes para su fama era no acudir al desafío.

1 comentarios:

22 diciembre, 2009 Anónimo dijo...

"Una crítica al corazón del capitalismo. También un poco de ruido mediático. Wim Delvoye es uno de los artistas belgas mejores cotizados."

Más de una vez empiezan así los post. Y sigo sin entender. El tipo es un hipócrita o qué?