elefante pixelado

arte contemporáneo - biografías inéditas - ensayos

Gordon Matta-Clark

Los edificios funcionan como metáforas llenas de tuberías, materiales cocidos y detalles. Entonces, buscó los espacios que estaban más allá de lo construido. Gordon Matta Clark (1943-1978) fue el fundador de la anarquitectura, una corriente artística duramente criticada y rechazada durante los 70. No era para menos, su primera obra a gran escala fue Splitting (1974): una casa cortada por la mitad e inclinada hacia un costado para que se ensanche la fisura.

Matta Clark llegó a ser odiado por sus colegas arquitectos. En una exposición en la Cooper Union, a la cual fue invitado, no tuvo mejor idea que desmontar las ventanas de la sala de exposiciones para ubicar en su lugar fotografías de las ventanas reventadas de edificios degradados del Bronx. Las ventanas originales fueron repuestas y la participación de Matta-Clark cancelada.

Su obsesión, claro está, era el espacio. Entendía que desde la arquitectura, definida como arte, era necesario criticar, hacer foco en los cambios económicos, políticos, sociales y culturales que disparó la crisis global de finales de la década de 1970. Para su trabajo, reinterpreta elementos del pop, del minimalismo y del conceptualismo. Su obra, no objetual, tiene una fuerza inédita en el arte contemporáneo. Es una concatenación de conceptos políticos ubicados como crítica institucional.

Su desacuerdo con la actitud funcionalista del modo capitalista de aprovechar los espacios estaba presentada de de un modo poco convencional. Sus cuttings (cortar, seccionar, trozar, agujerear e incluso mover de lugar edificios) llegaron para cuestionar desde lo estético dos siglos de filosofía sobre el espacio.

Antes de fundar la anarquitectura, ya había trabajado con basura, happenings (fue muy conocida la performance de ofrecer oxígeno a los peatones de Nueva York) y se había colgado del reloj de una plaza pública para afeitarse, ducharse y lavarse los dientes. Irónicamente, una forma de apropiarse de un espacio público.

Murió a los 35 años de cáncer de páncreas. Sus acciones escapaban de galerías y museos. Lo que hoy queda de su obra son filmaciones y fotografías. También una reflexión profunda sobre recovecos urbanos que, silenciosamente, escapan de un hostil entramado económico-político.

Gordon Matta-Clark – Bingo/Ninths

1 comentarios:

05 mayo, 2009 Anónimo dijo...

Ja! Alta locura...