elefante pixelado

arte contemporáneo - biografías inéditas - ensayos

Víctor Grippo

Cuando todavía no había cumplido 10 años, Víctor Grippo (1936-2002) recibió de un herrero italiano los primeros consejos para trabajar piezas escultóricas. Fue el inicio de la aventura. Su formación artística y científica, que cultivó a lo largo de toda su vida, le brindó las herramientas necesarias para proponer un quiebre en el arte conceptual durante la década de 1970.

Inició sus estudios formales en Junín, ciudad que lo vio nacer. Dibujo, pintura y escultura. Pero lentamente se fue alejando de lo puramente estético para explorar el mundo de las ideas. La escultura y la instalación se convirtieron en sus bases de operaciones. Sus elementos simbólicos siempre giraron alrededor de universos sencillos: alimentos simples (fundamentalmente la papa), oficios, mesas, rosas, hornillos y distintos tipos de energías. Abundan los desequilibrios y las transformaciones; también las frases, propias y ajenas.

Hay dos ejes medulares en su obra, la alquimia, donde reflexiona sobre la vida social, el trabajo y el arte, y su compromiso político, teñido de un espíritu anárquico, deslindaba toda la responsabilidad en la capacidad de acción del ser humano. Rescató del pasado la utilización artística de elementos orgánicos y los ubicó –transformación mediante- como crítica de la sociedad contemporánea y propuesta de modelo social. Su línea temática es antropológica, pero rara vez utilizó la morfología humana.

En 1971, presentó Analogía I (actualmente en el MNBA), en la Exposición Internacional de Arte de Sistemas. La obra consiste en una estructura geométrica de madera, regular y blanca con cuarenta celdas. Cada una contiene una papa ligada por electrodos y zinc, conectadas entre sí, en serie y en paralelo, a un voltímetro. Grippo intenta aludir a la energía y a la conexión con los pueblos que trabajan la tierra. Es un elemento para unir reflexiones sobre la conquista de América, la alimentación, la ética, la libertad y la energía espiritual.

Analogía IV es una obra clave. Está compuesta por una mesa cubierta por un mantel, mitad tela de algodón blanca y mitad terciopelo negro. Sobre la parcela blanca, hay tres papas reales sobre un plato de loza, acompañado por cubiertos de metal. Sobre el terciopelo aparecen los mismos elementos, pero de acrílico macizo transparente. De un lado lo “rico”, lo tecnológico, lo incomestible. Del otro lo auténtico extraído de la tierra, el alimento, lo “pobre”.

Uno de sus trabajos paradigmáticos fue Tabla (1978). Una mesa de madera, gastada y manchada, donde Grippo escribió poéticamente los usos que puede tener. Dice el texto:

“Sobre esta mesa, hermana de infinitas otras construidas por el hombre, lugar de unión, de reflexión, de trabajo, se partió el pan cuando lo hubo; los niños hicieron sus deberes, se lloró, se leyeron libros, se compartieron alegrías.

Fue mesa de sastre, de planchadora, de carpintero… Aquí se rompieron y arreglaron relojes. Se derramó agua, y también vino. No faltaron manchas de tinta que se limpiaron prolijamente para poder amasar la harina.

Esta mesa fue tal vez testigo de algunos dibujos, de algunos poemas, de algún intento metafísico que acompañó a la realidad. Esta tabla, igual que otras, y la transubstanciación de...”

Otro trabajo significativo fue Vida, muerte, resurrección (1980). Son cinco cuerpos geométricos regulares, presentados dentro de una vitrina, con apariencia museológica. Una de las series contiene adentro porotos negros –poroto, voz quechua-, que con el transcurrir de los días, durante la muestra, se hinchan, germinan y deforman las caras planas hasta que se hacen visibles. Una forma de mostrar el triunfo de las fuerzas naturales desordenadas sobre la cultura racionalista.

Víctor Grippo falleció el 24 de junio de 2002. Su nombre ya había dado la vuelta al mundo. Poco antes de su fallecimiento, en Birmingham (Reino Unido), en una de las pocas retrospectivas que le dedicaron en vida, el gobierno calificó su obra de basura y sugirieron enviar las patatas a una organización de caridad. El tiempo lo ubicó en su verdadero lugar, hoy es reconocido como uno de los pilares del arte conceptual contemporáneo.

DESCARGAR
Imágenes de Víctor Grippo
pass: http://elefantepixelado.blogspot.com/

2 comentarios:

19 mayo, 2009 Ricardo III dijo...

Uno de los más grandes artistas contemporáneos argentinos. Es una maravilla investigar todo lo que ha dado. Poco conocido en el mundo, pero su obra tiene una potencia que asusta. Muy buen post, muy buen blog.
Va directo a favoritos y a seguirlo de cerca.
Saludos desde Chile.
Ricardo.

19 mayo, 2009 Hugo Martín dijo...

Tremendo blog. Muy buena idea.
Saludosss