elefante pixelado

arte contemporáneo - biografías inéditas - ensayos

Christo y Jeanne-Claude

En la búsqueda de una crítica radical al sistema de las artes plásticas, el primer movimiento que aparece es el de los artistas de la tierra o del paisaje, también denominado land art. Está integrado por artistas ambiciosos, muy alejados de las convenciones, que intervienen paisajes –tanto naturales como artificiales- para proyectar obras que reflexionan sobre el espacio y el tiempo, siempre por fuera del circuito cerrado de las galerías y museos.

El búlgaro-norteamericano Christo (1935) es probablemente el máximo exponente de esta escuela. Sus obras, monumentales y tan costosas que despertaron las quejas de agrupaciones ambientalistas, se caracterizan por envolver (embalar, empaquetar) edificios y espacios públicos con inmensas superficies de tela. Sus primeras piezas datan de 1958: cubrió un tarro de pintura vacío con un lienzo, lo ató con soga y lo coloreó con pegamento, arena y pintura de automóvil. El empresario alemán Dieter Rosenkranz fue su primer comprador y quien le presentó al artista francés Yves Klein, quien lo influyó a repensar los conceptos principales del proceso creativo. Comenzaba la década del 60, los límites amenazaban con desaparecer. Ese mismo año conoció a Jeanne-Claude, su esposa y compañera artística.

En 1962, la pareja desarrolló su primer proyecto monumental, Rideau de Fer (Cortina de acero). Sin permiso de las autoridades y como forma de protesta contra el Muro de Berlín, bloquearon con barriles de petróleo empaquetados la Rue Visconti, una calle al borde del Sena. Jeanne-Claude se encargó de persuadir a la policía; logró que la obra permaneciera en pie durante algunas horas.

Para septiembre de 1964 estaban establecidos en Nueva York. Llegaron sin dinero y sin dominio del inglés, aun así consiguieron exponer en la galería Leo Castelli, pero rápidamente se alejaron de ese circuito para afianzarse de lleno en el land-art. Christo tuvo que dedicarse durante algunos meses al retrato para juntar fondos, trabajo que más tarde comparó con la prostitución.

En 1968 fueron invitados a participar en la Documenta 4 de Kassel, Alemania. La pareja intentó construir un tubo empaquetado de 5.600 metros cúbicos y suspenderlo en el aire con grúas para que sea visible a 25 kilómetros de distancia. Después de varios intentos fallidos y de contratar las dos grúas más potentes de Europa lograron su objetivo. La obra estuvo expuesta durante dos meses.

Ese mismo año concretaron su primer embalaje de un edificio público. Con 2430 metros cuadrados de polietileno reforzado, sostenido con 3050 metros de soga de nailon, empaquetaron el Kunsthalle de Berna, Suiza. Y en 1969 realizó uno de sus proyectos cumbres: The Wrapped Coast, en Australia. Consistió en embalar la costa rocosa de Little Bay con una tela blanca que las mareas desplegaban o enrollaban. Fueron necesarios 130 ayudantes que dedicaron 17.000 horas de trabajo, 9.300 metros cuadrados de tela sintética y 56 km de soga.

En 1971 llevaron adelante la intervención Valey Courtain in Colorado: una gran colgadura de nailon de 12.780 metros cuadrados de tela naranja que cortaba en dos el valle. Este proyecto demandó casi medio millón de dólares, 200 toneladas de concreto y la colaboración de 500 ayudantes. El financiamiento fue una complicación, además recibieron fuertes críticas de las principales instituciones ambientalistas internacionales. Finalmente, el 10 de agosto de 1972 lograron sortear todos los obstáculos y colgar la cortina.

En agosto de 1984, la pareja obtuvo el permiso para embalar el Pont Neuf de París, tras nueve años de negociaciones con el alcalde Jacques Chirac. En esta ocasión necesitaron 40 mil metros cuadrados de tela poliamida color arena. La obra fue finalizada el 22 de septiembre de 1985. Durante dos semanas, más de tres millones de personas se acercaron a visitar la obra.

Christo y Jean-Claude continúan produciendo. Actualmente están en vías de concretar el proyecto The mastaba. La idea es construir una mastaba (antigua edificación funeraria egipcia) con 390.500 barriles de petróleo apilados, todos de distintos colores para lograr la estética de un mosaico. El monumento medirá 225 metros de profundidad y 300 metros de ancho. Será más grande que la Gran Pirámide de Giza.

A diferencia de sus proyectos anteriores, la gobernación de los Emiratos Árabes sería la encargada del financiamiento y el mantenimiento.

Descargar
Imágenes de Christo y Jean-Claude
Pass: http://elefantepixelado.blogspot.com/

Compilación de trabajos de Christo y Jeanne-Claude

1 comentarios:

06 julio, 2009 Facundo Pérez dijo...

Christo es un artista muy impactante, pero también hay que aclarar que gasta millones de dólares en intervenciones artísticas de dudosa calidad para el medio ambiente. Sería interesante ingresar en una charla acerca de los límites del arte y el cuidado del entorno. Fabricar 10 mil m2 de tela plástica tiene su costo, no sólo en dinero, sino para el equilibrio natural.
Para pensar. Saludos.