elefante pixelado

arte contemporáneo - biografías inéditas - ensayos

Eva y Franco Mattes

En un primer momento nadie sabía quiénes eran, incluso se sospechaba que se trataba de un colectivo de artistas famosos que utilizaba el nombre 0100101110101101.ORG para no ser descubiertos. Recién con la aparición del software Second Life se dieron a conocer: utilizaron sus nombres reales y crearon avatares similares a ellos en la vida real. Los italianos Eva y Franco Mattes vienen pateando el tablero del net.art desde mediados de la década de 1990 con más de treinta obras de alto nivel. El salto a la fama lo dieron en la 49º edición de la Bienal de Venecia. Programaron un virus con el nombre Bienale.py -la extensión es por Phyton, un lenguaje propio de la programación- que se activó el 6 de junio de 2001, el día de la inauguración. Comenzó a propagarse desde el stand de Eslovenia y fue, ni más ni menos, el primer proyecto artístico que utilizaba un virus informático como soporte.

La reacción fue inmediata, hubo análisis y críticas diversas a lo largo de todo el mundo. El objetivo, según explicaron los artistas, fue generar una obra que encuentra a su propio público, en lugar de que el público encuentre a la obra. Además, es una obra que se suelta, se deja libre y ella misma avanza impredeciblemente, se desprende de sus autores para siempre.

Una de las más interesantes obras de la dupla 0100101110101101.ORG fue vaticano.org, una apropiación irónica y políticamente corrosiva de la página oficial del Vaticano [http://www.vatican.va/]. La aventura comenzó en 1998. Duplicaron cada una de las secciones y utilizaron el mismo diseño que el sitio original, pero cambiaron sustancialmente los contenidos. La jugada fue inteligente: los usuarios ingresaban a vaticano.org porque es una dirección más simple e intuitiva que vatican.va, de hecho, figuraba primera en el ranking de Google cuando alguien utilizaba la palabra “Vaticano” como rango de búsqueda. Las modificaciones de los textos no eran absolutas, pero sí sustanciales, por ejemplo se expresaban a favor del aborto, del sexo libre y de la legalización de las drogas. También difundían material de bandas pop adolescentes.

Millones de personas leyeron estos textos, incluso podían dejar sus comentarios, lo que aumentaba aún más la temperatura de las incoherentes y desconcertantes opiniones. Los artistas registraron legalmente el nombre y mantuvieron el sitio en funcionamiento durante un año. Fue tan fuerte la repercusión que los funcionarios del Vaticano tuvieron que ocuparse del tema. No hicieron ninguna declaración pública, obviamente para que no suba aún más su popularidad, pero sí comenzaron acciones para cerrarla definitivamente. Recién en 1999 lograron su objetivo. Cuando el dominio cumplió un año y era necesario renovar el contrato, Network Solutions, la empresa encargada de comercializar los nombres, se negó a renovarlo. Al día siguiente el dominio estaba en manos de una asociación católica romana que enlazó (actualmente sigue así) con la verdadera página oficial.

Los artistas también clonaron las páginas de Shell, Mc Donald´s, Nike, Dow-Chemical, The Taco Bell Liberation Army y, tal vez la más famosa, la del ex presidente de los Estados Unidos, George W Bush. La original es http://georgewbush.com; ellos utilizaron http://gwbush, actualmente fuera de servicio. En el año 2000, durante la contienda electoral norteamericana, la página fue un elegante golpe a la mandíbula de George W. Allí publicaron con lujo de detalles cómo el ex presidente fundió empresas familiares, cómo utilizó el dinero para comprar su propia libertad, consumo de drogas y alcohol, etc. Toda la información era real, obviamente ningún medio se había animado a decir nada. El mismo Bush, en uno de sus discursos de campaña, a raíz de los datos que aparecieron en la página paralela, dijo que él mismo se iba a encargar de marcar un límite a determinadas libertades. La operación había sido un éxito en cuanto a su popularidad. Lamentablemente, no sirvió para impedir que gane las elecciones.

Una de sus últimas creaciones es No fun (2010), una intervención a través de la popular página Chatroulette, un foro gigantesco donde la gente participa libremente con su cámara web en encuentros cara a cara con otros usuarios. Franco Mattes no tuvo mejor idea que simular que se había ahorcado y grabar la reacción de la gente que se iba topando con la imagen del cuerpo balanceándose de una soga, en el living de su casa. Con ese material audiovisual armó la obra.

Fueron cientos los que vieron el supuesto cadáver colgado. Hubo quienes se rieron, otros que se quedaron inmóviles, otros que tomaron fotografías con sus teléfonos celulares. Sólo uno llamó a la policía para denunciar lo que había visto. El video final, editado por 0100101110101101.ORG, fue banneado de la página Youtube, lo cual fue interpretado como un premio para la dupla artística.

0 comentarios: