elefante pixelado

arte contemporáneo - biografías inéditas - ensayos

Austin Houldsworth

El tiempo es un valor relativo, sobre todo si se lo mide con la vara del arte. La distancia entre el pasado, el presente y el futuro es una ilusión perpetua. Son palabras de Albert Einstein que muy bien se aplican a la búsqueda del artista inglés Austin Houldsworth, creador de obras que desafían al tiempo, desde cuestiones macro, como puede ser el proceso de fosilización, hasta lo micro: sentarse a tomar un té. También se anima a delinear un panorama mundial inmediato e ironizar sobre el rumbo de la economía internacional. Hay en sus obras un desarrollo tecnológico a gran escala donde se cruzan conocimientos de distinta índole, por ejemplo geología, química y biología, junto con el análisis social.

Su última obra se titula 2 Million &1AD - The fossilisation machine (2010) [2 Milliones &1AD – La máquina de fosilizar], una impresionante máquina que acelera el proceso de fosilización a apenas unos meses. Se trata de un prototipo, de cuatro metros de altura, que fue presentado exclusivamente en la Bienal de Tatton Park. Está construido con tubos de pvc y de cobre, una gran cantidad de piedra caliza y dos tanques capaces de albergar más de 2500 metros cúbicos de agua. El resultado es, lógicamente, la transformación de la materia orgánica en minerales. Una pequeña dosis de ácido sulfúrico se vierte en el tanque, lo que reproduce la acidez natural del agua de lluvia, que reacciona con la piedra caliza alcalina y forma sulfato de calcio -comúnmente conocido como yeso-, que es un agua mineral muy soluble, en comparación con carbonato de calcio. Los espectadores pueden bombear agua desde el depósito superior al inferior, mientras se escurre se puede observar cómo avanza la petrificación.

El artista señala que los fósiles son libros escritos por la mano del planeta hace millones de años; permiten una visión del mundo perdido, ofrecen puntos de vista y cargan la imaginación con imágenes de las especies que alguna vez estuvieron vivas. Por los tiempos naturales, no existen fósiles del ser humano. Actualmente, con este aparato, podrían crearse. Hay posibilidades de realizar la experiencia, mucha gente se ofreció con la idea de convertirse en un registro histórico, pero Houldsworth prefiere, por el momento, no ingresar en ese plano, fundamentalmente porque sabe que no es posible cumplir con todas las peticiones que recibió en los últimos meses. Tal vez realice el proceso sobre una sola persona y sin revelar su identidad.

En Surviving with Englishness (2009) [Sobreviviendo con lo inglés], el artista lleva hasta el absurdo la tradicional costumbre inglesa de tomar el té. Imagina un mundo devastado por el cambio ambiental y las guerras nucleares, en el año 2070 aproximadamente. Un ingeniero retirado, llamado Peter Richards, se da cuenta que le queda muy poco tiempo al planeta tierra y quiere disfrutar de una taza de té; es así que desarrolla un dispositivo que aprovecha el agua de la lluvia y que genera temperatura suficiente para hacer la infusión en una fracción de segundo. Para ser más específicos, es un kit completo que ofrece distintos usos.

El personaje ficticio de Richards inventó una pequeña caldera, llamada Thermite Kettle, de un solo uso, en base a una combinación de óxido de hierro y aluminio en polvo en una proporción de 8:3, que puede llegar a una temperatura de 2500 grados centígrados. Una vez que se inicia la reacción exotérmica, el agua hierve en un pestañeo. Posteriormente, se filtra por el Heat-sink Tea Cooler, un disipador que reduce la temperatura -incluso llega a enfriar- de manera inmediata, para alcanzar el calor exacto para disfrutar del té. Entre medio de ambos se encuentra el Tea Pot Syringe, una jeringa que cuela las hebras.

Houldsworth señala que las sociedades modernas divulgan con fanatismo visiones apocalípticas del futuro centradas en consecuencias dramáticas y extremas, sin pensar en los pequeños aspectos mundanos, que hacen al humano y que mantienen su dignidad. “El té parece ser un aspecto de nuestra cultura que se extiende por todas las clases. Esta obra explora cómo un inglés puede conservar una pequeña parte de su cultura en circunstancias extremas, imaginar nuevas formas en las que puede servirse una simple taza de té sin los servicios cotidianos”, agrega. El proyecto se completa con un segundo personaje ficticio, Eileen Walker, una profesora de química, que invita a sus amistades a su casa y les convida una taza de té. Allí utiliza un cuatro invento: el Sodium Acetate Kettle, una caldera de sodio que sirve para enfriar líquidos.

Otra ingeniosa creación es Electric money (2008) [Dinero electrónico]. Una vez más, el artista recurre a un futuro próximo del planeta, al hipotético año 2023, para ilustrar una terrible debacle económica, una devaluación galopante de las divisas, a tal punto que ya no se acuñan monedas ni billetes, porque es más caro el material que se utiliza que su valor final. El dinero se transforma entonces en información electrónica, a la que sólo pueden acceder aquellos que cuentan con la tecnología necesaria. Las minorías iniciaron los reclamos, hubo una respuesta, se puso en marcha un sistema para incluirlas, pero fue hackeada de inmediato por las clases acomodadas.

Es así que Alex, un mendigo, tuvo la idea de crear un aparto que convierte los impulsos de aire en un flujo eléctrico, que luego es decodificado por el sistema económico y se convierte en dinero. Una solución práctica y simple para aquellos que, en ese 2032, tan hermético y desalmado, no podrían hacerse de un dinero para sobrevivir. Así nace la era del Electric money.

Esta obra, que toma recursos de la literatura de ciencia ficción, juega con los planos del tiempo y arriesga la imagen de un mundo sumergido en graves conflictos económicos. Houldsworth no sólo aplica la creatividad para presentar el escenario, sino que además desarrolla su pieza artística como posible solución a los problemas sociales. Da un paso más, sin caer en dislates o imposibles. Cabe aclarar que el aparato existe en la realidad y ha sido exhibido en distintos festivales a lo largo de todo el mundo.

0 comentarios: